Poeta jordano detenido por insultar al Islam: por qué deberíamos dar gracias de vivir en (y luchar un poquito por) Occidente

Haz a los demás lo que quieras que ellos hicieran por tí“. (O como sea, que no lo he encontrado… :P )
Primero se llevaron a los comunistas y no dije nada porque no era comunista.
Luego se llevaron a los socialistas y no dije nada porque no era socialista.
Después se llevaron a los sindicalistas y no dije nada porque no era sindicalista.
Después se llevaron a los judíos y no dije nada porque no era judío.
Después me llevaron a mí, pero ya no quedaba nadie que dijera algo….
.-Padre Martin Niemöller-
.”

Yahoo News informaba de que un poeta jordano, Islam Samhan, ha sido arrestado porque en su libro, Gracia como una Sombra, había intercalado temas sexuales con versos del Corán. Ha sido acusado de “dañar la fe islámica” y de “violar la ley de prensa y de publicaciones” por ello y le pueden caer hasta tres años de cárcel.

Estas noticias son precisamente las que hacen que me enfade (y de verdad) cuando veo que la gente pierde el tiempo impunemente y reflexiono sobre los problemas tan nimios que a veces nos parecen tan grandes, para después descubrir que hemos hecho una montaña de un grano de arroz. Es necesario pensar que mientras que este hombre por escribir una chorrada en un libro de versitos, se va a pasar hasta tres años de cárcel, los demás vamos a ir a la playa, a esquiar, a jugar al futbolín, vamos a ver a nuestros seres queridos, vamos a salir por ahí, a leer en el salón de estar, a dormir en nuestro mullido colchón, etc. Es una noticia que se repite una y otra vez, tanto que estoy cansada ya de traducir cosas parecidas. Es penoso pero cierto. Sólo tenemos una vida, es cierto. Hay que usarla como cada uno quiera, lo que también es cierto. Pero si estuviéramos en la situación del poeta querríamos que se viera la injusticia que se ha cometido y no que la gente se quedara cruzada de brazos. Cada uno de nosotros tenemos mucho en la vida por lo que dar gracias (a Dios o a quien queramos). Incluso aunque se diga “me lo he ganado con el sudor de mi frente“, estás reconociendo que has tenido oportunidades y que has podido luchar por ellas. Otros ni siquiera tienen voz para decir lo que les pasa. Algo parecido dice Michael Yon hoy en su último Dispatch:

Near Kandahar, Southern AfghanistanLa mujer que veis a la izquierda es una afgana pidiendo en una carretera. Y no era la única. Yo era el pasajero que conducía por el país de los talibanes cuando la fotografié. Los coches bombas  explotan en esa carretera de forma continuada. Tanto americanos como personas de otras nacionalidades mueren ahí. Y esta mujer, cubierta como la mayoría de las mujeres que veo en Afganistán, probablemente una viuda, estaba pidiendo justo al lado de un puesto de control de la policía y probablemente será atacada más tarde o más temprano. Puede que explote en pedazos. Aparentemente no tiene dinero, probablemente no tiene familia ni sitio a donde ir y ningún sitio donde vivir. A pesar de todo, resiste.

La economía mundial está teniendo sus problemas, pero volverá a su sitio más pronto o más tarde. Mientras, aquí en América y en todo el Occidente, debemos contar nuestras bendiciones. Tenemos familias. Tenemos gobiernos que, con todos sus defectos, al menos en algo funcionan o en muchos casos, funcionan en casi todo. Tenemos esperanza o al menos razones para la esperanza.

Puede ser una exageración (al menos, habrá gente que lo piense). Pero no creo que quede mucho para que pueda pasar lo mismo en países que no sean islámicos. Cada día que pasa dejando que pase sin decir o hacer nada en contra de esto, es un día perdido. Después la gente se lamentará (si lo hubiera sabido), pero entonces ya no tendrá solución. Y no habrá nadie para que cuente lo que nos pase.
Puede haber personas que estén contra este argumento: es progre, no voy a dedicar mi tiempo libre a denunciar nada o, simplemente, esto es una manipulación. La publicidad nos dice cada día qué tenemos que hacer, qué tenemos que comprar, cómo hay que hacerlo e incluso a veces a quién.  Y nadie protesta porque da dinero. Pero aquí no estamos hablando de productos, estamos hablando de personas, cuya vida es truncada de modo absoluto (hay que pensar cómo serán las celdas en una prisión en Jordania…) porque a alguien una vez le dio la ventolera de que Dios le había hablado, que Dios no existía, que todos los hombres eran iguales (pero iguales, iguales… para que luego hablen de la clonación) o que él es el Jefe y los demás, que se jodan. Las tendencias totalitarias vencen porque nadie les pone freno (El mal triunfa porque los hombres buenos no hacen nada – Edmund Burke -¿sería mejor decir porque no quieren hacer nada?-). 

Y si hay una tendencia totalitaria en el mundo que hoy puede triunfar, ésa es el islamismo (otra cuestión es qué alianzas tiene a las que hay que atacar igual o más). No soy islamófoba (miedo/fobia al Islam, y ¡¡un cuerno!!), si no que desprecio los resultados que ha producido para la humanidad, que hoy, no sólo no se critican, si no que incluso se alaban y exaltan. La propaganda es tan fuerte a favor que no hay prácticamente ningún medio de comunicación que lo critique, algunos incluso establecen normas especiales para el Islam distintas de las establecidas para el resto de las religiones. Hay países que se niegan a decir que haya alguna relación entre el Islam como doctrina y el terrorismo binladiano, lo que no equivale a decir que todos los musulmanes sean terroristas, aunque cada vez el número de los que aprueban el terrorismo sea superior. Porque como en todo, lo que se ve molón  es mucho más atractivo que lo que NO lo es. 

No nos engañemos: hoy el islamismo es molón. Significa pertenecer a una casta de intocables a los que ni siquiera se puede criticar porque (como diría alguien muy mal hablado) “te puede caer un puro de la rehostia” (y con perdón de la expresión pero es la que mejor lo define). Así que todo el mundo se calla y discute a ver quién es más socialista, más liberal, más antijihadista, más guapo, más ligón, más divertido, más inteligente, más guay, más hipermegachachipiruli, más… 

Mientras, sólo hay un más real: más islamización. Más recorte de Derechos Humanos y de libertad de expresión. Más gasto inútil en seguridad, en “integración” de personas que no quieren integrarse. Más peloteo a los terroristas. Más inútiles hablando de lo buenísima que fue la islamización y de la paz que existía bajo ella, cobrando suculentos estipendios por ello. Más dinero inútil para formar y mantener comisiones para estudio de la integración y de las relaciones interculturales. Más concesiones (y más) a los musulmanes más extremistas… Y todo ello sale de mis impuestos y de los tuyos, cuestión que no veo tratada en la blogosfera, salvo en casos muy aislados. Sólo teneis que ver que cuánto ha descendido el número de artículos que critican la islamización dentro de la página principal de Red Liberal: prácticamente sólo Luis (aparte de cuando yo escribo algo) lo trata. Sí, existe Stop Jihad pero no creo que el tratamiento de estas cuestiones debiera estar ceñido a los que tratan especialmente el problema, porque a todos nos incumbe: es curioso el número de blogs que sí tratan el comunismo (y lo critican duramente), pero callan en cuanto al islamismo.
Podemos criticar a Zapatero por aprender economía en dos tardes, a la Vicepresidenta por parecer la momia de Tutankhamon con traje de chanel y más pintada que su sarcófago, a Pepiño por tener menos inteligencia que el escarabajo pelotero o a Rajoy por ser de un inútil que asusta más que el coco. Pero el problema fundamental no es ninguno de ellos. Ellos van a remolque de las encuestas y lo que no preocupa a la mayoría, no les preocupa. Pero los medios de comunicación no dicen nada, no causan “alarma social“, de modo que nadie se preocupa (de pre-ocupar, esto es, ver qué hacer antes de ocuparse realmente). O si se preocupa, se calla, porque es molesto y hablar de esto puede producir problemas (a mí desde luego me los va a producir, … pero ¿qué le vamos a hacer?).
Al final, es la pescadilla que se muerde la cola: los medios no dicen nada por miedo a que les pongan una bomba, la gente no se preocupa y se dedica a otras cosas, no hay alarma social, los políticos pasan de la cuestión y se ciñen a lo que sale en las encuestas. Y los medios hablan de aquello de lo que los políticos quieren (el calentamiento global, cómo ligar en verano -especial reportaje de la Sexta este verano que casi me caigo de la silla cuando lo vi-, las nuevas tendencias de la moda o si Cachuli, con ese cuerpo serrano, sale de fin de semana porque ya ha obtenido el tercer grado, por ejemplo), porque así además les dan las correspondientes subvenciones y les renuevan la concesión.


Todo el mundo mira para otro lado. Es desesperante ver cómo se aborda la cuestión por personas supuestamente cultas e informadas: “los moros huelen mal” no es una causa por la que luchar contra el islamismo, aunque alguien -que no es de la blogosfera- me lo dijera muy convencido. Hay cristianos que huelen que apestan, especialmente en el metro a las horas puntas. La razón, como he dicho un güevo de veses y la mitad del otro, es una cuestión ideológica. 100 cabezas piensan mejor que una. Cuantas más personas haya que planten cara a lo que hay, mejor. (Otra cosa es que los gobiernos no deban sólo luchar ideológicamente -a día de hoy ni eso…-, diga lo que diga algún ministro que se tomó algo más que una caja entera de tripis antes de hacer la declaración, porque no sólo están obligados a combatirlo ideológicamente, aunque el reconocer la necesidad de la lucha ideológica es un paso importante).

Salvo claro que algún día queramos que nos pase como al poeta: porque ahora es en Jordania y es por reproducir unos versos del Corán. Pero mañana puede ser simplemente por decir que el cortar pies y manos por robar (como dice la Sharia) es contrario a los más elementales principios de la dignidad humana. O porque protestes porque a tu hija le corten el clítoris no vaya a ser que provoque por ahí de forma indiscriminada. O porque no quieras que te obliguen a dejarte la barba hasta el pecho porque lo dijo el profeta que a él se lo había dicho el arcángel Gabriel y a éste Dios. O  porque rechaces que te obliguen a llevar burqa porque si no serás responsable de que te violen, tengas la religión que tengas…

Por supuesto, unos no leerán esto hasta el final (ohhh, qué largoooo, si fueran tías en bolas, hasta las habrían grabado en el ordenador…), otros simplemente dirán que pa tu tía y otros pensarán en ello un segundo, hasta que sientan que les duele la uña del dedo gordo del pie y ya les deje de interesar. Confío, sin embargo, en que al menos alguien reflexione (soy una ilusa…): estamos, como sociedad,  en una situación muy mala, porque cualquier dique de contención que pudiéramos tener contra el islamismo no existe a día de hoy. Por mucho que la gente piense que no, que todo sigue igual. Claro que yo, que llevo leyendo cosas de estas desde hace más de cuatro años, cada vez que veo más tonterías que se dicen y se hacen, lo único que me siento es sola (¿verdad, Sam? Me has escuchado tantas horas de cabreo que sólo hay que ver los chats de gmail… O Elentir. O Kate -la bobolución… jejeje-). Porque veo que da igual lo que yo haga, la gente sólo se fijará en la superficie pero no en el cabreo continuado y la impotencia absoluta de frenar lo que viene. Una gota es sólo una gota de agua, pero sólo cuando hay muchas juntas el agua es peligrosa. El Islamismo no está ganando, es Europa (en este caso, pero hay que tener en cuenta la situación americana, australiana, neozelandesa… tampoco son como para tirar cohetes, así que la idea esa de “me voy a USA” ahora mismo tampoco vale) la que se ha rendido de antemano: y no es sólo una cuestión de los políticos, si no que es principalmente de los ciudadanos.

Que conste: no quiero ser líder de nada, ni profeta, ni quiero enlaces, ni que me digan qué maravillosa soy ni tener un club de fans, hay personas mucho más capacitadas y más populares que yo para eso, además de que eso es una responsabilidad que ni he querido ni quiero ni querré.  Entiendo, sin embargo, que la gente en general debería verlo como un problema y tratarlo y hablar sobre ello. Sólo entonces se vería que efectivamente el miedo no habría hecho mella en la sociedad. Pero veo que sí, que hay miedo a hablar, mucho más de lo que muchos están dispuestos a reconocer (y a reconocerse a sí mismos, que es lo peor). Creo que la labor de la blogosfera debería ser esa: la de denunciar y reflexionar sobre este fenómeno (y otros que colaboran con él) que precisamente no tiene sitio en los círculos mediáticos. Y no minimizarlo diciendo “yo pegaría cuatro tiros“, porque no se va a hacer así, se va a hacer lentamente y por detrás. Daría nuevos enfoques e, incluso, haría que los que llevamos mucho tiempo tratándolo pudiéramos platearnos cuestiones que no hemos visto aún. A la larga se acabaría hablando e, incluso, serviría para que algún político comenzara a reflexionar sobre su propio papel en este desastre.

Por eso, cuando veo lo superficial que a veces somos, sin pensar siquiera en lo que ocurre, juzgando según lo que nos interesa y por lo que parece, se me revuelven los ácidos estomacales. ¿Pido demasiado a los demás? No lo creo: pido mucho menos de lo que yo haría y he hecho.  Con que cada persona de la blogosfera publicara UN post a la semana sobre esta cuestión, tendríamos un montón de gente reflexionando sobre ello, con ideas nuevas y enfoques varios. Y de paso, se multiplicarían las personas que conocerían lo que ocurre. Pero sé que aún eso es demasiado: decir o hacer otras cosas es mucho más interesante. Lo interesante es que esto no es por mí (yo ya lo he hecho suficiente) si no por cada uno de nosotros y por todos en general. Como digo, es la sociedad quien tiene que plantarle cara, lo que hoy no se está produciendo. Además, veo lo activos que son los extranjeros en estas cuestiones y siento admiración de verdad, porque puede que no consigan nada pero pelean.

A veces, me enfado por esto, porque veo la importancia que le damos a todo lo superficial. Otras simplemente me entristezco, porque veo que muy poca gente considera esto ya no una prioridad si no simplemente algo interesante. Y veo que pasa el tiempo y vamos a peor. Y no hay nada como sentirse impotente y ver que otros podrían hacer algo más de lo que hacen, pero por la razón que sea no lo hacen. Entiendo que no voy a convencer a todo el mundo de que cambie aunque sea mínimamente sus prioridades. Lo intenté y perdí de modo estrepitoso (en esto, sí). Pero, como digo, me gustaría que la gente reflexionase aunque fuera sólo un poco sobre el mundo que quiere y sobre las circunstancias que se están produciendo.

Lo curioso es que nadie me ha dicho nunca a la cara “oh, no, ¿sabes? esto no me preocupa lo más mínimo“, pero me da la impresión que mucha gente lo piensa. Pero, ya se sabe, “por sus obras les conoceréis“. Si te preocupa, ¿por qué no haces nada (o haces tan poco) por evitarlo?

For what I’ve done
I start again
And whatever pain may come
Today this ends
I’m forgiving what I’ve done!!!

Por cierto, preferiría decir “me equivoqué” a pensar “te lo dije”. En el primero de los casos, no habría pasado nada; en el segundo, sería demasiado grave.
About these ads

One comment on “Poeta jordano detenido por insultar al Islam: por qué deberíamos dar gracias de vivir en (y luchar un poquito por) Occidente

  1. Juan says:

    Creo que somos los PRIMOS más grandes del mundo, los más felices, los más guays,
    me explico, ….la receta es la CORRESPONDENCIA :

    Señor, quieres vivir en este estado libre ….
    Empieza por firmar esta declaración de DAR GRACIAS, confirmada por el embajador en España de tu pais, , DE AGRADECIMIENTO por el sistema que te acoje, LA LENGUA en la que vas a desarrollar tu apoyo a esta sociedad (la cual te comprometes a aprender en un plazo adecuado), tu numero de CONTRIBUYENTE fiscal, la LIBERTAD DE CLERO que AQUI profesamos, GRATITUD al estado que te dá de comer, ……y a la vez niegas la capacidad o intencion de cortarle ninguna posibilidad fisica o mental a tus hijas (pej clítoris..) que vas a promoverlas como ciudadanos de PRIMER ORDEN, que abjuras de cualquier idea retrógrada o maléfica al sistema que te acoje y que al que abrazas VOLUNTARIAMENTE como MODO DE VIDA DESEADO desde este momemto. Ratificando asimismo tu intención de emplear tus propios RECURSOS e INTENCION de INTEGRARTE no con aprobado justo sino con NOTA en un plazo adecuado. Asimismo Señor, acepta y acata que nuestro estado es MARAVILLOSO y LAICO.

    El embajador lógicamente firma y compulsa todo lo anterior incluido el deseo de dicho ciudadano de favorecer la libre religion, el respeto a las otras religiones, el respeto y deseo que otras religiones tengan cabida e instalacion en su pais de origen.

    se me ocurren más cosas
    pero por el momento está bien
    un saludo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s